Esta vez ha sido la mejor pilladas madres españolas follando que recuerdo, ni en los videos porno que me pongo. Porque tengo que decir que las mamas folladoras incesto me ponen un montón. Pero la mía más. Yo la defino como una putimama caliente tetona.
Mi caso es como el de muchos otros chicos que sus padres están divorciados, y entonces claro mi mamá se tiene que buscar la vida. Pero claro, cuando yo no estoy en casa. Pero esta vez fue distinto porque la pillé con las manos en la masa. Nadie me esperaba a esa hora que volviera tan pronto y los pillé in fraganti. A mi madre con su amante.
Yo sé que ella sale y queda con tíos, lo tiene que hacer porque mi padre ya no le da candela y ella está muy potente. Tendrá casi cincuenta ya. Durante toda esta pandemia me ha puesto la polla dura más de una vez porque se pasea por casa sin sujetador.

Mi madre tetona española follando a mediodia

Mira que se lo tengo dicho, no te pongas así por casa, sal de la ducha pero con la bata, tápate un poco. Pero ella dice que en estamos en familia y no pasa nada. Tiene grandes tetas y caídas por la edad, pero son unas buenas tetazas. No quiero ni pensar que hace años estaba mamando de ellas. Pero bueno, esa es otra historia lactante de la que otro día hablaré.
El caso es que abrí la puerta, eran las doce del mediodía y hasta las tres de la tarde no me esperaba mi madre. Entré y no la vi en el comedor ni en la cocina.
Me pareció raro porque a esa hora suele estar preparando la comida. Pero pensé que estaría en la plaza comprando o algo así.
Sí… comprando, follando, porque comencé a escuchar como gemidos y palabras que ni entendía, me dije: «Tato aquí algo pasa». Así que fui con sigilo por toda la casa como los hombres de Swat, los de Harrelson de toda la vida, a ver qué cojones estaba pasando.

Espiando en la puerta y viéndolos follar

Vi su habitación y su puerta entre cerrada, o entre abierta, pero no del todo. Y ahí los gemidos ya no eran ligeros si no que eran de una potra desbocada, cabalgando, o sea, my mother in action. O, dicho de otra manera la puta de mi madre en vivo, una más maduras españolas cuarentonas o cincuentonas, casi ya. Uf. ¡Menudas tetas botando, nunca lo hubiera imaginado!
Me quedé como el rey pasmado, es decir, pasmado, detrás de la puerta entre abierta que ella no tenía ni idea de que yo estaba ahí. Como para estar por mí. Y el tío que estaba debajo de ella le sobaba los melones al compás de subir el culo para clavársela más.

-Toma zorra por puta, cómo te cuelgan las tetas! – escuché que le decía

No sabía si meterme o no para defenderla pero…:

-Dame más y más mi amor, dale a esta zorra necesitada!

Al oírlo dije, nada, ni te metas. Deja que la joda. Y a paejarte.

Tetas grandes de pilladas madres españolas follando

Cómo cojones le botaban los melones, qué guarra, me vino la idea para estar yo ahí, y joderla yo por el culo, yo tenía la polla durísima preparada para metérsela. Mi polla iba a reventar solo de verla follar. Ella le decía:

-Dame más por favor, dame…
-Qué blandas tienes las tetas guarra! – le decía y le daba hasta ostias en las tetas, mi madre ni rechistaba. Uf.

Se lo estaba suplicando, joder, pero si conmigo es un sargento, y ahí estaba de lo más sumisa con ese cabronazo que la estaba jodiendo y se la estaba beneficiando como le daba la gana. Pilladas madres españolas follando como ella, pocas la verdad.
Menuda perra, pero qué delicia verla, me estaba pajeando mirándolos cómo follaban como dos perros. Gimiendo los dos y el olor de habitación entre coño y polla, me llegaba hasta las narices y me la ponía aún más tiesa. Me ponía los huevos más gordos y me los pajeada sin parar.

Cuando mi madre llegó al orgasmo y se corrió como una puta encima de ese pollón entonces yo me corrí encima de mi mano mirándola. Y el resto de corrida para el suelo. Que le jodan al suelo y lo limpie ella, por follar a deshoras y con extraños, en vez de hacer la comida se la está comiendo ella. Hasta la barriga se la ha metido.

Paja telefonica con madres españolas incesto

Luego después de correrme yo y mi madre, o mi madre y yo mejor dicho, vi como el tío aún tenía aguante y sacó el pollón mojado chorreante de su coño, y se puso encima para descargar ahí. De esta pilladas madres españolas follando como ninguna. Y vaya si lo hizo, descargó la lechada abundante en su barriga blanca. Uf, ese macho de mi madre aún tuvo fuerza para aguantar el último y dejarla bien pringada.

Me pone al máximo el tema de las madres tetonas con hijos. Y eso que yo a veces llamo a alguna linea erotica sin esperas, de esas que hablas directamente con maduras particulares que son mamás. Uf, y me dicen de todo. Es algo así entre morbo y sexo telefonico incesto. Lo mejor siempre escuchar a una mamá o follársela por telefono erotico bizum que me va perfecto, una recarga y luego la mía, la descarga.

pilladas madres españolas follando

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.