Linea Erotica Maduras

Enfermera cachonda sin trabajo

Laura es una enfermera cachonda que solo quiere trabajar, pero casualmente se quedó sin el digno oficio de ayudar a los demás y curarlos. De esto hace ya unos meses. Ella es una espléndida mujer, que además de curar, calienta. Se enloquece cuando de nuevo se pone su bata de trabajo, se descubre tus tetazas para enseñarlas y de esta forma, se moja. Dice que le encanta ver cómo sus pacientes se recuperan cuando la ven entrar por la puerta. Les entra alegría de vivir.

Además, esta enfermera cachonda, dice que el sexo ayuda a que las personas se encuentren mejor. Y sobre todo, a subirles el ánimo,  y a subirles el juanelo. Porque le encantan las pollas, tanto es así, que se puso una linea erotica mamadas, solo para oír voces masculinas y humedecerse en cada call. Ya que tiene un consolador que a medida que habla con calentorros ella lo chupa y lo rechupa como si fuera un nabo telefónico.

Por eso cada día aprende más, conoce cómo y en qué momento hacer esa paja telefonica hotline, y ella tan contenta. De momento no gana en el hospital pero sí, en su telefono erotico Bizum. Lo cual le excita mucho más, ganar por pajear.

Sexo español en consulta con enfermera cachonda

De esta manera, en este tiempo de espera, Laura se pone su bata blanca y agarra esos aparatos de pediatra de los juegos Heyper. Para tomar las constantes vitales de sus pacientes imaginarios. Dentro de poco ella necesitará un psicólogo, ya no tendrá que trabajar de enfermera cachonda. Por eso, en las conversaciones calientes de su linea erotica pajas, ella fantasea con los que llaman mientras está vestida con su batita.

Porque le gusta más menear una polla que a una colegiala curiosear en los vestuarios masculinos. Tanto es así, que cuando estaba trabajando, en más de una ocasión a las personas que cuidaba los pajeaba. Porque de una manera sigilosa les pasaba la mano por debajo del pijama y les hacía una buena manoleta casera.

No contenta con todo eso, ella cuenta, que sus pacientes, al notar esa mano gordita agarrando su miembro, han dejado que siguiera. Y como arte de magia los convalecientes de guerra, han vuelto a revitalizarse. También a mineralizarse, como super Ratón. Ya que el arte que tiene Laura no se pue aguantá. De acuerdo que es una madura gorda tetona, con mucha cara de vicio y tetas XXL, pero ¿quién se resiste a una buena sacudida? ¿a una «buen agítese antes de usar» o a una cubanita entre algodones?

En resumen, el sexo lo cura todo, y muchos se han dejado llevar por Laurita.  Por estas fantasías de maduras y han vuelto a casa con ganas de vivir. ¡Sí! con ganas de volver a ver a Laura rasurada o peluda, y dejar a su mujer en la cama desnuda. Esta enfermera cachonda que se pone su bata blanca, aunque no tenga trabajo.

enfermera cachonda

enfermera cachonda

Deja un comentario